Saltar al contenido
Arte Mundo Latino

La Generación de los 80

Arte Cubano Generacion de los 80's

La generación de los 80’s en el Arte Cubano 

La generación de los 80 en el Arte Cubano es un documental de investigación producido por Arte Mundo Latino,que contó con la presentacia de Janet Batet Curadora, Critico y Especialista en Arte Cubano.

La generación de los 80’s en el Arte Cubano – El contexto

Janet Batet: Para entender cómo se gesta lo que es después denominado la Generación de los 80 en la historia del Arte Cubano hay que tener en cuenta una condición institucional que casi siempre se olvida con respecto a la cultura cubana, y es que justo en medio de la denominada década oscura o década gris de los años de los 70 se crean instituciones que van a ser vitales para la cultura cubana en la década de los 80 y subsiguiente. Están la creación del Instituto de Cultura del Ministerio de Cultura en el 1976 y la creación de la Escuela Superiores de Arte del Instituto Superior de Arte que juega un papel esencial para la formación de toda esta nueva generación.

Dentro del hecho de que se haya formado el Ministerio de Cultura en el 76 es lo que explica también la aparición de otras instituciones como el Consejo Nacional de las Artes Plásticas, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y el Fondo de Bienes Culturales, lo cual permitió una difusión de todas estas actividades y también del Centro Wilfredo Lam.

Junto con todos estos artistas, en los que habría que hablar también dentro de los 80, de dos generaciones o dos partes que distinguieron a los 80. Por ejemplo, en la primera están Flavio Garciandia, está Humberto Castro, está Ricardo Rodríguez Brey, está José Bedia, está Carlos García, está también Manuel Fors. Toda esta primera oleada va a dar intereses en todo lo que es búsqueda antropológica y muchos de ellos van a estar guiados por la figura de Juan Francisco Elso, que devino una suerte de ícono esencial, porque, contrariamente a la década de los 70, empiezan a buscar principios identitarios relacionados con la cultura cubana que no tenían nada que ver con los estereotipos políticos y de realismo socialista que habían tipificado a la década anterior.

Reproducir vídeo

Humberto Castro, hacer un cambio a nivel de ideas.

Humberto Castro: Yo comienzo a hacer mi obra, o sea, mi trabajo como artista profesional a partir de los 80. En este período se creó una especie de grupo, de movimiento de artistas jóvenes, que hoy se cataloga como la Generación de los 80, ¿no?, pero que en ese momento surgió de una forma aleatoria, pues, completamente fortuita, por intereses comunes.

Reproducir vídeo

La mayoría de nosotros somos egresados de San Alejandro y después del Instituto Superior de Artes, y yo creo que en los años 80 se gestó algo muy especial que produjo que nosotros hiciéramos este tipo de obras distintas, ¿no? Yo creo que durante mucho tiempo, desde principios de la revolución, se empezaron a hacer muchos cambios que en cierta medida ya la generación de nosotros empezó a ver o fue crítica con respecto a muchas de estas cosas, con respecto a muchas de estas cosas, con respecto a la formación que nosotros recibíamos, con respecto a la forma de hacer el arte, con respecto a muchas otras cosas, ¿no? Y nosotros decidimos sin ningún tipo de manifiesto, sino simplemente de una forma aleatoria, hacer un cambio a nivel conceptual, hacer un cambio a nivel de ideas, hacer un cambio a nivel de estructura cultural y artística, y en esto fue en lo que nos basamos, ¿no?

José Bedia, Volumen 1

José Bedia: “Volumen I” fue una exposición que se hizo en el año 81 en La Habana, en enero del 81, y fue una exposición que devino en histórica después, porque fue una propuesta de un grupo, una generación. En este caso, yo pertenezco a ese grupo, y que cambió, marcó, digamos en todo, cambios en la plástica cubana en ese momento y posteriormente, después.

Bueno, mi trabajo, lo que hago ahora, no tiene nada que ver con lo que hacía en ese tiempo. Pero todos hemos tenido, todos los 11 artistas que estaban ahí en esa exposición, un decursar de su trabajo de muchas formas, ¿no?

Desde el principio, mi trabajo tiene que ver con una especie de introspección antropológica en las artes plásticas, incorporando elementos de la antropología, la etnografía… y, como tú dices, elementos afrocubanos de momentos, amerindios en otros.

Reproducir vídeo

Desde que yo empecé a darme a conocer como artista, año 75, 76, por ahí, más o menos, era lo que yo quería hacer. Yo quería trabajar sobre una realidad de la cultura cubana que solamente se había dado en ciertas áreas, por ejemplo, en la música más que todo, y en algún que otro estudio antropológico, que fue Fernando Ortiz, Lidia Cabrera, gente como ellos que lo que hicieron fue hacer un trabajo antropológico, y sin usarlo como parte de, digamos, la cultura en sí. Era una cultura general, pero sin usarlo con una intención artística, digamos. Es una investigación de corte científico, ¿no?

Humberto Castro. Romper ese muro de agua.

Reproducir vídeo

Humberto: La Generación de los 80 surge debido a ciertas carencias, yo creo, y una de ellas es la libertad de todo tipo. La censura, la creación artística que en las generaciones de los 70 no tuvo un despunte hacia niveles creativos completamente libres, a nivel de la plástica, que es lo que estamos enfocados en este momento. En realidad, toda la generación de los 70 los temas que se tocaban eran temas demasiados cerrados, ¿no?, el tema político, los héroes de la revolución… en fin, flores y vegetaciones de una forma completamente bucólica.

Y realmente la generación de nosotros sale como respuesta a esto, ¿no? A nosotros ya como nuevos artistas nos hacía falta otras cosas que quizá a esta generación no le hizo falta en su momento, pero a nosotros nos hacía falta romper ese muro de agua que había delante de nosotros, buscar qué se hacía más allá, buscar qué cosas la gente pensaba y la gente creaba fuera de nuestra isla, ¿no? Y al principio era difícil, porque al principio nos remitíamos a la Biblioteca Nacional y podíamos encontrar una revista “Art News”  o un libro de hacía 15 años antes que para nosotros era una información fantástica, pero era muy limitada. Entonces, gracias a otro tipo de esferas que se abrieron, ¿no?, como fue el festival de cine, la bienal de La Habana, esto permitió que artistas contemporáneos vinieran a la isla y que de cierta forma nosotros pudiéramos irnos enfocando un poco más. Y así surgió todo. Yo creo que una de las principales causas fue buscar información y dar una nueva cultura realmente más libre.

Arturo Cuenca. El fin de la historia y comienzo de la lógica.

Arturo Cuenca: Bueno, el contexto de los 80 fue interesante en muchos sentidos, pero también fue el resultado de la época anterior, de los llamados 70, que le llamaron la época gris o la década gris, que fue terrible, que se institucionó la revolución, ¿no?, con todos los planes, con todos los institutos, y fue terrible. Muchos de nosotros nos formamos en los 70 por edad, pero nos caracterizamos por una ruptura con esa década, con los problemas y las represiones que habían en esa época, ¿no? Fue una generación que trató de abrirse a las tendencias y a las visiones que estaban pasando afuera, ¿no?, de la vanguardia y que rompió con toda aquella época gris.

Arturo Cuenca

Yo dentro de esa generación un poco fui el teórico, el más conceptual de los artistas de ese momento, un poco el cabecilla, un poco, y el revoltoso políticamente de ese período, ¿no? Y, bueno, toda mi obra de los 80 que, te digo, empezó en los 70, pero ya en los 70 rompió con aquel período, pero se desarrolló en los 80. La primera exposición personal mía fue “Imagen“, que fue en 23 y 12, la galería de 23 y 12. Era una exposición sobre la imagen y cogió una galería muy popular de esa época. Era como casi una boutique donde pasaba todo el mundo, popular en un sentido, no pertenecía al sistema de galerías de ese momento y entonces la galería se convertía
en una tautología. Las imágenes eran sobre la galería y eran la misma repetición, la tautología, como yo decía un poco más fancy, la tautología del mismo espacio, ¿no?, y entonces lo que la gente veía eran las fotografías de la misma galería esta y del exterior de la galería. 

Reproducir vídeo

Janet Batet. El cambio de temática.

Janet Batet: Ahora bien, es ese el panorama que más o menos distingue la primera parte de los 80, donde hay búsquedas en culturas primitivas, como Bedia, o búsquedas de interés mucho más antropológico, como Rodríguez Brey, que incluso empieza a estudiar todos los problemas de la botánica y relacionados a las investigaciones de Humboldt, los viajes de Humboldt a La Habana.

Dentro de los elementos que provocan este cambio de temática, y más que cambio de temática, este cambio de búsqueda con respecto al arte, está la aparición del Instituto Superior de Arte, porque hasta el momento, lo que había determinado cómo se hacía el arte era más bien desde el punto de vista técnico. Lo que existía era la Academia de San Alejandro, de una larga tradición desde el siglo XVIII, y que sin duda, en cuanto a la factura, juega un orden preponderante todavía hoy en los egresados del ISA, pero la impartición de asignaturas como Estética, en las que ocuparon un lugar preponderante dos figuras, como Lupe Álvarez y Madeline Izquierdo, son fundamentales. Y también por supuesto entonces viene por primera vez -y no hay que olvidar—, a nivel de la sociedad cubana se empieza a abrir la entrada de los viajes comunitarios y empieza a haber un fluir mucho más directo de lo que estaba ocurriendo fuera del país con lo que se estaba produciendo adentro.

Reproducir vídeo

Sin duda también tiene un valor esencial la figura de Gerardo Mosquera, que funciona como aglutinador de toda la generación. Y ya en la segunda mitad, donde empiezan a salir otras figuras como Lázaro Saavedra, como Ciro Quintana, como Ermitaño, como Gustavo Acosta con el grupo Cuatro por Cuatro, Pepe Franco… entonces empieza a haber otro tipo de preocupaciones. En el caso de Cuatro por Cuatro eran preocupaciones mucho más esteticistas, mientras que en el caso del Grupo Puré, que es donde se encontraban Ana Albertina, Adriano Buergo, Lázaro Saavedra, Ermitaño, Ciro Quintana… hay preocupaciones más asociadas con todo el problema del kitsch y de la transvanguardia italiana, que también se pone muy en sintonía con el arte cubano de los 80.

Humberto Castro. Grupo Puré, Arte Calle, Grupo Hexágono.

Reproducir vídeo

Humberto Castro: Surgieron grupos en esta época, como fue el grupo de Volumen I, que surge primero como una exposición y después se convierte como grupo dentro de la historia, surgió el Equipo Hexágono, del cual yo soy parte, y surgió el Grupo Cuatro por Cuatro. Estos fueron los tres primeros grupos que gestaron la Generación de los 80. Después viene el Grupo Puré y al final el Grupo Arte Calle.

En realidad, yo creo que esta generación dio paso a que hoy en día, en realidad, hayan artistas que hayan seguido esa vanguardia, ¿no?, y esas ansias de querer seguir trabajando sin censura, seguir trabajando con un trabajo personal y sin ningún tipo de ataduras ideológicas incluso.

Principio y final de la Utopía. Generación de los 80. Janet Batet

Janet Batet: Desde mi punto de vista, si algo marca el cambio de la Generación de los 80 en la historia del Arte Cubano, es que por primera vez -y esto es una de las cosas que se dice incluso en el catálogo de los hijos de Guillermo Tell— una generación que había nacido dentro de la revolución era capaz de mirar la revolución y criticarla sin tantos miramientos porque realmente estaban convencidos de la posibilidad de modificar y cambiar a través del cuestionamiento. Si es esto lo que da origen a la generación de los 80, es también esto lo que da al trasto con los 80, al final. Como todos sabemos, si los 80 empiezan con toda esta actitud, podríamos decir, utópica, porque también hay una creencia real en la posibilidad de transformación de tu entorno, hay dos hechos significativos, que son el Proyecto Castillo de la Fuerza en el 1989 y, posteriormente, el último, que es el Objeto Esculturado, que tiene lugar en el Centro de Desarrollo de Artes Visuales en el 1991 y que ya termina por dar al traste al punto de que está el gesto simbólico de que un acto que tiene lugar en el ámbito artístico termina por ser juzgado en un tribunal civil. Ya eso fue, sin duda, el gesto simbólico de que había terminado una época.

Reproducir vídeo

Humberto Castro, ¡Malevich era comunista!

Humberto Castro: Yo no puedo creer que un sistema político se pueda interesar en que un movimiento pictórico pueda ser o no diversionista ideológico. ¡Venga! ¿Que tenga algo que ver…? Yo no puedo creer que un sistema político se pueda ocupar de eso cuando hay tantas cosas importantes para un político con que ocuparse. Entonces, eso para mí es definitorio. Tú me dices una cosa más grande, me hablas de masas sociales, de otra cosa, pero que un político se dedique a decirme que si el abstraccionismo es o no, funciona o no… Please! Si muchos de los abstractos eran comunistas, muchos de los pintores abstractos… ¡Malevich era comunista!

Reproducir vídeo

Diferencias generación de los 80 y generación de los 90. Arte Cubano

Janet Batet: Sin duda hay cambios entre una generación y la otra, como lo habíamos dicho. El primero funciona a términos generales, que es el paso de la utopía al cinismo. Pero también hay cambios como el hecho del gusto por un interés más conceptual, más social, que ahora va a ir hacia una preocupación más esteticista en el caso de los 90. Dentro de esta misma vocación esteticista vamos a encontrar cómo reaparece un deseo por los oficios del arte, la carpintería, por ejemplo, el Grupo de los Carpinteros es uno de los más típicos. Y también hay un deseo por el juego. O sea, muchas de las cosas se dicen en broma, muchas de las cosas llevan… Por eso el Grupo de los Carpinteros no solo resultaba lúdico, sino que resultaba también inquietante, porque tú empezabas a abrir gavetas y cosas de las que tenías que deducir mucho, porque no se decía directamente. Esta es otra de las consecuencias: el gusto de un discurso elíptico y la metáfora.

Reproducir vídeo

Janet Batet: En el caso de la metáfora, tal vez el ícono por excelencia sea el personaje creado por Fernandito. Fernandito crea el personaje de Francisco Lacall, que a mí me parece un ícono de qué ocurre en los 90 genial. El personaje de Francisco es un minero que ha quedado ciego, y como es ciego, no puede pintar, pero ama la revolución y quiere plasmarlo en cuadros, entonces le va contando a Fernandito lo que él cree y Fernandito pinta, en lenguaje muy primitivo, toda la idolatría de una persona que es incapaz de ver.

Reproducir vídeo

Otro de los cambios significativos es que en los 80 trabajaron mucho con lo que eran culturas primitivas, culturas de raíz africana, por sobre todo. Los 90, como modus general, no van a trabajar más esto. Va a haber un giro hacia el catolicismo. ¿Por qué? Porque estamos hablando de un lenguaje tan enrevesado, un lenguaje que necesita decir las cosas de maneras tan elípticas, que lo que encuentra interesante dentro de este lenguaje que es el catolicismo es el uso de la parábola, el uso del símil, y a partir de ahí empiezan a recrearse un montón de temáticas que vienen a ser capitales dentro de los 90. Por ejemplo, el san Sebastián, que reaparece. Ahí están los San Sebastianes hechos por Esterio Segura. Cacho también empezó a trabajar a partir del machete el tema. Están san Jorge y el dragón. Empiezan a reaparecer una serie de íconos que estaban completamente olvidados y es que no hay que olvidar una metáfora mayor. Estamos juntos retomando un tema que era un tema tabú dentro de la cultura cubana, que era la religión católica desde que fue completamente tratada como un paria de la sociedad a fines de los 60. Entonces, estos son como rasgos vitales que van a ir caracterizando a…

El individualismo es otro. Si en los 80 vemos que reaparecen grupos y grupos. Hay un interés de creación colectiva que se ve a través de Volumen I, en primera instancia, pero que se ve a través de Hexágono, de Arte en la Fábrica, de Cuatro por Cuatro, de Puré, cuando llegamos a los 90, sí, hay un interés de acción colectiva, pero únicamente como estrategia. En ese sentido, aparece una exposición que va a ser una exposición, sin duda, aglutinadora de la generación, aparecen, excepcionalmente, el grupo de Los Carpinteros, pero cada cual va por su lado muy específicamente y con perspectivas muy concretas de que la intención colectiva no llevó a ningún sitio, y es obvio, no porque no fuera efectiva, sino porque los mecanismos institucionales de poder dieron al traste con el intento. Sin embargo, aun cuando parecen generaciones tan bifurcadas, cada vez que uno habla con toda la generación de los 90, el hecho de que se hayan formado en el auge de los 80, el hecho de que muchos de sus profesores hayan sido incluso profesores componentes activos de los 80, el hecho de que en las instituciones de los 90 había algunos artistas, porque, por ejemplo, todavía a principios de los 90, María Magdalena Campos trabajaba en el Consejo de las Artes Plásticas, también fue fundamental y crea un vínculo que, más que divisiones, yo creo que hay un cambio de estilo y estrategia, pero sigue habiendo un interés único, que es el de guiar hacia la identidad, la búsqueda de autonomía del arte y de un comentario social que ha distinguido al arte contemporáneo cubano desde que se terminaron los 70 hasta hoy.

Epilogo

Howard Farber, coleccionista de Arte Cubano nos presenta un testimonio sobre el inicio el desarrollo y el interés de organizar una colección sobre Arte Cubano, que incluye gran parte de las figuras de la Generación de los 80 y parte de la Generación de los 90 en el Arte Cubano.

Reproducir vídeo

Esto es un fragmento de un material completo sobre El Arte Cubano de la Generación de los 80. Realizado por Arte Mundo Latino.

Guíon y dirección; Fermin Fleites.

Click para ver el Video completo, 00:35:00, Este enlace abrirá una nueva ventana en el navegador.

 

arte mundo latino

Suscríbete a nuestra comunidad.

* indicates required
© 2006-2018 DIGITAL MEDIA 365  ALL RIGHTS RESERVED – PARTNERS ARTE MUNDO LATINO – IS AN EQUAL OPPORTUNITY EMPLOYER
-Design by Ferminius-
Summary
La Generación de los 80 en el Arte Cubano
Article Name
La Generación de los 80 en el Arte Cubano
Description
La Generación de los 80’s es una generación que marcó el Arte Cubano contemporáneo gracias a que rompió con la censura gubernamental sobre la base de dinamitar los cimientos éticos del sistema social imperante en la Isla. Este es un recorrido por toda esa generación sus protagonistas, los mejores momentos y su influencia en el Arte Contemporáneo Cubano.
Author
Publisher Name
Arte Mundo Latino
Publisher Logo